La asistencia a las clases es obligatoria. Dicha obligación es controlada por los profesores quienes disponen de un sistema de consolas (“tamagochis”) con que actualizar, hora a hora, las ausencias del alumnado para que, en tiempo real, puedan ser consultadas, incluso desde el propio domicilio si se dispone de conexión a internet.

CONSULTAS DE CALIFICACIONES, ASISTENCIA E INCIDENCIAS

Cuando el alumno/a tenga que faltar a las clases habrá de entregar el justificante de la falta a su tutor/a de grupo.
Si la ausencia es debida a enfermedad, visita médica o cualquier otra razón de fuerza mayor, al incorporarse de nuevo deberá acompañar al justificante algún documento acreditativo (justificante médico, citación judicial, realización de examen público, etc).y así podrá recibir la orientación y ayuda pertinente del profesor para que la falta no le suponga un perjuicio a su rendimiento escolar. De tal modo que si hubiera el alumno/a dejado de realizar alguna prueba, podría hacerlo posteriormente sin perder su derecho a otras pruebas de recuperación previstas; o que, en aquellas materias en las que los contenidos fuesen acumulativos, no le sería preciso realizar la prueba que no pudo hacer en su momento, siempre que los contenidos de la prueba siguiente permitieran evaluar los contenidos de la anterior.

También se ha de saber que semanalmente el tutor revisa las faltas y comunica a las familias las ausencias que considere problemáticas, y que cuando un alumno acumula un número excesivo de faltas de asistencia injustificadas puede perder el derecho a la evaluación continua (lo que supone que no se le tendrán en cuenta las calificaciones obtenidas en esa materia hasta ese periodo y, en consecuencia, deberá realizar una prueba global de todos los contenidos del curso al término del tercer trimestre).