Saltar la navegación

Safo (Poesía - 2º E.S.O. C)

SAFO

Nació entre los años 630 al 612 a. C., en la isla de Lesbos, en concreto en la aldea de Eresos. Murió alrededor del año 570 a. C.

safo

Hechos importantes:

Fue una gran poetisa de su época, y aparte de ser literaria y artista, participó en las luchas políticas de su país.

Fundó una especie de academia o escuela en la que enseñaba a grupos de jóvenes mujeres arte, danza, canto…

El término “lesbianismo” toma su nombre de la isla de Lesbos, en donde vivió Safo. A través de sus composiciones sabemos que Safo mantuvo relaciones con hombres y mujeres, de ahí el origen de dicho término.

Cosas que más llaman la atención:

Safo, aparte de ser una gran mujer por su actividad literaria y política, defendía la libertad sexual, pues en ningún momento dudó decir que ella sentía atracción tanto por hombres como mujeres y así mismo tuvo varias relaciones con mujeres sin importarle lo que el resto dijera o pensara.

Esto es muy significativo ya que, a día de hoy, en muchas partes del mundo, muchas mujeres no pueden formar parte de la vida política ni cultural, ni tampoco expresar libremente su condición sexual, de ahí que Safo nos parezca una mujer muy importante puesto que hace más de 2500 años disfrutaba de derechos de los que a día de hoy carecen muchas mujeres.

 

Como ha sido presentada a lo largo de la historia:

Era presentada por la historia como una mujer que luchaba por sus derechos y su libertad. Nunca imitó a nadie, buscaba la perfección simple de la vida y la belleza más exquisita.

Sin embargo, en el año 1073, el Papa Gregorio VII ordenó quemar todos los manuscritos de Safo, por considerarlos inmorales y pecaminosos, con lo que se perdió para siempre parte de su creación literaria.

Poema de amor:

Igual parece a los eternos dioses.
Quien logra verse frente a ti sentado:
¡feliz si goza tu palabra suave,
suave tu risa!
A mí en el pecho el corazón se oprime.
Sólo en mirarte: ni la voz acierta
de mi garganta a prorrumpir; y rota
calla la lengua.
Fuego sutil dentro de mi cuerpo todo
presto discurre: los inciertos ojos
vagan sin rumbo, los oídos hacen
ronco zumbido,
cúbrome toda de sudor helado:
pálida quedo cual marchita hierba
y ya sin fuerzas, sin aliento, inerte
parezco muerta.

(Traducción de Marcelino Menéndez Pelayo)